Azoteas verdes en el cielo de Copenhague. ¿Es una utopía pensar en nuestra ciudad con espacios verdes en los edificios?

 

Copenhague… siempre un paso por delante en temas medioambientales y eco-sustentables.

Aunque los países escandinavos han usado techos de vegetación durante muchos siglos, los techos verdes son un fenómeno relativamente reciente. Comenzó en la década de 1960, cuando Alemania desarrolló los primeros. Ahora se ha extendido a muchos países, fundamentalmente en Europa y en menor medida en Estados Unidos.

La ciudad más grande de Dinamarca, sancionó recientemente una ley, que obliga a los propietarios de edificios nuevos  a instalar vegetación en sus azoteas, además de iniciar planes de adaptación para edificios antiguos, con el objetivo de llegar a ser carbono neutral entorno al 2025.

Copenhague posee alrededor de 20.000 metros cuadrados de  azoteas para poner en funcionamiento esta idea. Ya existen al menos 30 edificios con techos verdes y se prevé que la nueva ley, incrementará anualmente esta cifra en torno a 5.000 metros cuadrados en nuevas construcciones.

Las metas que pretende alcanzar con esta medida la ciudad que ostenta oficialmente el título de Capital Verde Europea 2014,  son fundamentalmente, mejorar el hábitat y ahorrar el consumo de energía.

Aunque sus ventajas, van más allá:

Evitar inundaciones, ya que absorben hasta el 80% de la lluvia.

Reducir las temperaturas urbanas y los cambios bruscos de temperatura.

Proteger el edificio de los rayos UV.

Aumentar hasta el doble, la vida útil que tendría un techo sin protección.

Mejorar la climatización del edificio.

Actuar como barrera acústica.

Filtrar los contaminantes y el CO2 del aire.

Es la segunda ciudad en el mundo que implementa una legislación de este tipo. La primera fue Toronto, Canadá, con una ley muy similar que ha dado como resultado, 1,2 millones de metros cuadrados verdes en diferentes tipos de construcción y como consecuencia, un ahorro energético anual de 1,5 millones de Kw/h para los propietarios de esos edificios.

Deberíamos tomar ejemplo de estas medidas, que favorecen la biodiversidad, humanizan las ciudades y contribuyen de forma significativa al bienestar de los ciudadanos.

 

Aracil Inmobiliaria


© 2017 Aracil Inmobiliaria