Lugar, casa, hogar

 

 Hace poco leíamos un poema de Elvira Sastre, que hacemos nuestro.

 

...a tí podría decirte

que cualquier lugar es mi casa,

si eres tú quien abre la puerta...

 

Mi casa, dice. Mi casa. Mi casa y tú casa. La casa compartida.

 

Y entonces, nos hacemos una pregunta, ¿en qué momento una persona sabe que esa es su casa?

En Aracil enseñamos y vendemos casas a diario. Visitamos salones, jardines, cocinas y comedores y somos conscientes de que las paredes importan tanto como el suelo, de que la cocina os gusta más si es luminosa y con espacio para una mesa grande, que las grietas nunca son una buena señal y no arrancan ninguna sonrisa, de que os gustan las terrazas y las azoteas, de que los salones mejor si tienen grandes ventanales y espacio para una butaca donde poder leer.

Sabemos que os gustan las habitaciones con armario empotrado y que los baños marcan la diferencia entre un espacio y un hogar.

La experiencia nos dice que cada rincón de esa candidata a ser vuestra casa, importa. Cada rincón...

Sabemos que lo importante de una casa, es ese alguien que hace de cuatro paredes y un techo, un sitio especial.

Alguien que luzca orgulloso un juego de llaves, alguien que llene los espacios vacíos aunque llegue sin muebles, alguien que ayude a ver el lado positivo de esa grieta que nos quita el sueño, alguien con quien compartir mesa, cama y macarrones, como diría Serrat.

Alguien con quien calentarnos los pies y medir las ventanas para los malditos estores, alguien que llame a la puerta y conteste con un simple y rotundo, YO!.

Alguien que desordene para demostrar que no es una casa vacía, alguien que ordene y replique, alguien que deshaga la cama para hacerla justo antes de entrar otra vez, alguien que cocine y se queje por su falta de ideas con el menú.

Alguien que compre flores y las ponga en un jarrón, que canturree desde la ducha y deje mensajes en el vaho del espejo, alguien que no haga los deberes y aun así tenga un rato de Play, alguien que consiga que los días de lluvia y colores grisáceos, sean días de manta y peli.

Alguien que consiga arrancarnos una palabra antes del café de la mañana y una carcajada antes del buenas noches.

En definitiva, alguien que consiga que nuestro trabajo cobre sentido.

 

Tu pones a las personas y nosotros nos encargamos de la casa...

 

 

comprarcasasourense; comprarpisosourense; alquilarpisosourense

 

Aracil Inmobiliaria


© 2017 Aracil Inmobiliaria